Película: La buena esposa

En la misma semana han coincidido en la cartelera dos producciones sobre el sacrificio de una mujer en favor de su marido, en Animales sin collar (2018), Nora en favor de su esposo, un político a punto de alcanzar la presidencia de la Junta de Andalucía, y en La buena esposa (2017), Joan, una mujer perfecta y devota de su marido, Joe Castleman, al que acaban de otorgarle el Premio Nobel de Literatura 1992 y ambas tienen un secreto.

Un drama que narra la historia de Joan, que lleva 40 años sacrificando sus sueños para mantener viva la llama de su matrimonio, pero en vísperas de que su marido, un famoso escritor neoyorquino, machista e infiel, reciba el premio Nobel de Literatura, revelará su secreto. Se basa en la novela The wife, de la norteamericana Meg Wolitzer, publicada en 2003, y está realizada por el director de teatro y cineasta el sueco Björn Runge.

El autor norteamericano se va a Estocolmo con su esposa y su hijo David, que desea ser escritor, y también se desplaza un periodista que desea escribir su biografía para descubrir los secretos de su vida y de su obra.

Glenn Close, que está espléndida, interpreta a esa inteligente abnegada esposa, tapada por el ego de su marido, que está siempre pendiente de él, que le ha perdonado sus infidelidades en silencio para mantener su matrimonio, mientras ella es todo lo contrario, recatada, sin afán de notoriedad, que fue víctima en los años 50 de los prejuicios sociales de la época con respecto a la infravaloración de la mujer en un mundo dominado por los hombres.

La película nos enseña cómo funcionan los premios Nobel, el ensayo, la ceremonia, los actos que hay, cómo se celebran y la presión a que son sometidos los galardonados por los medios de comunicación. Paralelamente a la ceremonia en Suecia, se acompañan unos flashbacks en los que se nos muestra la evolución de la pareja, cuando él era un simple profesor casado y con hijos y ella su alumna. Él es un tipo egoísta e incorregible conquistador y pese a todo siente admiración y cariño por su mujer a la que siempre elogia en cuanto tiene ocasión, aunque ella no quiere que lo haga.

Este séptimo largometraje del cineasta Björn Runge está realizado antes de que estallara en la Academia sueca el escándalo de los abusos sexuales que hizo que este año no se diera el Nobel de Literatura, lo que le ha dado una perspectiva distinta al film, algo que era imprevisible.

La historia transcurre durante los breves días de la estancia en Estocolmo de la pareja, mientras que un periodista se empeña en conocer la forma de crear del escritor, sobre todo a través de la esposa, ya que él siempre lo esquiva con alguna excusa al no desear acceder a ello. El guion mantiene el interés de principio a fin y en los flashbacks vamos viendo la vida de la pareja en su relación de amor y de creatividad, mientras Joan evoluciona desde que era joven hasta que estalla su descontento. Si se hubiera prescindido de las escenas retrospectivas tampoco se hubiera desequilibrado la narración, ya que algo se sospecha que hay entre ambos para llegar al imprevisto final.

Lo mejor de esta cinta es la interpretación que llevan a cabo el actor galés Jonathan Pryce y sobre todo el trabajo de Glenn Close, cuyas miradas son inenarrables, siendo uno de los mejores trabajos que le recordamos.

Como curiosidad añadiremos que Annie Starke, que hace de Joan joven, es hija de Glenn Close en la vida real, y Max Irons, que es David Castleman, el hijo de ambos, lo es de Jeremy Irons.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Trailer

La buena esposa - by , Oct 30, 2018
2 / 5 stars
Una mujer abnegada