Película: La novia cadáver

El gran éxito de público y crítica de Pesadilla antes de Navidad, convertido desde su estreno en 1993 en eso que se ha dado en llamar una "película de culto", hacía prever que más temprano que tarde Tim Burton volviera a ese venero. Burton no dirigió aquel filme de animación, pero su mano era claramente visible tras la batura nominal de Henry Selick: no sólo produjo el filme, sino que Tim aportó la historia original de aquella deliciosa comedia de humor negro, y era evidente su presencia en los escenarios tenebrosos, el tono macabramente jocoso y el espíritu chispeantemente bromista.


Bien es cierto que Selick demostró después, en la adaptación del clásico de Roald Dahl James y el melocotón gigante, que buena parte del éxito de aquella primigenia Pesadilla... se debía a él. La novia cadáver, pues, formaría con aquella obra iniciática una especie de díptico, tanto por la temática de humor negrísimo como, por supuesto, por la técnica de "stop motion" utilizada para la animación en ambas, en una época en la que para cualquier chorrada se utiliza la infografía.


Sin embargo, hay que decir pronto que, aunque la nueva película (ahora sí dirigida por Burton, aunque con un adláter, Mike Johnson, que se presume fue el que se comió el marrón de las doce horas de rodaje diarias...) es ciertamente una delicia, no llega, al menos para nuestro gusto, a ese estado de gracia cuasi preternatural de Pesadilla.... Es cierto que es muy divertida, ácida, aguda, con chistes muy simpáticos, pero también lo es que abusa un tanto de las palabras y frases de doble sentido y los personajes no están tan bien perfilados como en su antecesora: el protagonista es claramente el típico joven romántico de corte gótico, quizá excesivamente inspirado en el Johnny Depp que le presta la voz; no hay apenas diferencia entre las dos novias, la cadáver y la que no lo es; mejor están algunos de los personajes secundarios, sobre todos los arrogantes aristócratas padres de la novia viva, aunque su tópico antagonismo con los plebeyos padres del noviete sea más bien pedestre.


Dicho lo cual, eso no significa que La novia cadáver no proporcione casi hora y media de diversión adulta (los niños pueden verla, pero no se enterarán de gran cosa, y además puede provocarles pesadillas... antes --o incluso después-- de Navidad...). Es vibrante, romántica a su manera, desternillante en todo lo que toca con los muertos inopinadamente puestos en pie y cae irremediablemente simpática. Si no existiera Pesadilla antes de Navidad, estaríamos felicitándonos del nuevo hallazgo de Burton. Pero con ese precedente, ¿quién se atreve a hacerlo?


 


La novia cadáver - by , May 27, 2017
3 / 5 stars
Pesadilla antes de la boda