Película: La tribu

Parece que Fernando Colomo, histórico de la comedia española, no levanta cabeza. El último intento es esta endeble comedia que busca hacer una especie de musical entreverado de una muy meliflua reivindicación social. La acción se desarrolla en nuestros días. Mientras los trabajadores de una empresa de Badalona protestan en la puerta de la fábrica por el despido de 300 trabajadores, el director de Recursos Humanos de la sociedad y responsable de tal desaguisado, Fidel, está haciendo el amor en su despacho con una becaria. Interrumpidos en tan poco laboral quehacer por una pedrada en un cristal, los fornicadores se encuentran con que no pueden desacoplarse, así que tendrán que venir las urgencias médicas para llevárselos al hospital, con el escarnio, mofa, befa y grabación correspondiente, más la pertinente subida a YouTube con las previsibles millonarias visitas. Expulsado de la empresa y de su vida muelle por la pija de su esposa, Fidel, a recomendación de su terapeuta, busca a su madre biológica, Virginia, limpiadora en un hotel y en sus ratos libres entusiasta bailarina de música urbana...

El problema de La tribu es que como comedia apenas si hace reír ni siquiera sonreír, que se supone es a lo que aspira toda película de este género, sobre todo si, como es el caso, su tono no es el de comedia negra, ni siquiera agridulce, pues sus toques digamos “sociales” (el despido masivo de trabajadores, los hijos más flojos que una guita) son apenas pinceladas que no quieren distraer de la línea central, la de la relación de la madre biológica y el hijo cabrón (este Judas que encontrará la redención en el baile, qué cosas), pero que resulta ser una línea argumental que tampoco aporta nada nuevo, y que encima recurre a elementos architópicos, como la pérdida de memoria, cliché de mal guionista que, ciertamente, no es el caso de los colibretistas de Colomo, Joaquín Oristrell y Yolanda García Serrano, autores de buena parte de los mejores guiones de comedia de los años noventa, aunque desde que empezó el siglo XXI su estrella parece haber declinado, no sé si definitivamente.

Colomo lo ha sido todo en la comedia española, pero hace tiempo que no da en la diana. Tampoco lo hará (al menos artísticamente; comercialmente parece que le están yendo bien las cosas en taquilla) con esta ramplona variante del género, en su vertiente moderadamente musical, un film antiguo, en la peor de las acepciones de la palabra, tirando a casposo y con elementos de la astracanada (la escena de la erección en los vestuarios masculinos, que no hubieran desdeñado los Pajares y Esteso de su mejor/peor –según se mire...--- época) que, aunque a estas alturas no ruborizan por su contenido, sí lo hacen por su elementalidad, por ser un recurso cutre y chabacano.

Paco León, que es un buen actor de comedia, sale airoso del trance. De Carmen Machi tenemos dicho que es una actriz generalmente de un único registro, que desplegó a tutiplén en la serie televisiva Aida, que le dio fama nacional. Aquí su personaje no es muy distinto del de la citada serie. Entre los secundarios me quedo con un siempre estupendo David Arnaiz, el actor sevillano con más desparpajo de los últimos años, el descacharrante Cristóbal Benjumea Dos-Sicilias de la serie Allí abajo.



Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Trailer

La tribu - by , Mar 20, 2018
1 / 5 stars
Judas baila