Pelicula:

CRITICALIA CLÁSICOS

Esta película está disponible en los catálogos de Filmin, Apple TV y Rakuten.

La verdad es que uno no recuerda (o no sabe) de una película en la que James Stewart fuese el malo. Con sus ojos claros y su rostro alargado y bonachón era, más bien, apropiado para comedias de Frank Capra o George Cukor. Todo lo más que podemos encontrar es algún personaje turbio y atormentado en alguno de sus westerns (muchos y buenos) que hizo con Anthony Mann. Por eso destaca la ambivalencia y los recovecos de su papel protagonista en La ventana indiscreta, con otro de sus directores fetiche, Alfred Hitchcok, con el que trabajó quizás en la época de mayor esplendor para ambos.

Ventana que, más que indiscreta, se podría traducir de su original Rear Window como ventana trasera o ventana del patio. Se basa en uno de los muchos e inteligentes relatos de intriga que escribió Cornell Woolrich (también firmante como William Irish),  siempre centrados en la América cotidiana y en personajes a los que de pronto les sucede algo repentino o peligroso. Y eso es lo que le pasa a Jeff, un fotógrafo profesional, ahora inmovilizado en silla de ruedas, con su pierna rota... y para largo. La enfermera de su compañía de seguros  (la siempre excelente secundaria Thelma Ritter) y su elegante novia son la compañía habitual del ya aburrido convaleciente.

¿Y cómo casamos este microcosmos con el universo habitual en don Alfredo? Probablemente poco en lo argumental: aquí no hay grandes intrigas, ni ladrones en la Costa Azul francesa, ni extrañas avionetas fumigadoras, ni arriesgadas peripecias por el Monte Rushmore, ni aves peligrosamente agresivas, ni mansiones soñadas en el recuerdo... pero sí encontramos la cuidadosa planificación de todas sus cintas, el fundamental trabajo y cuidado con los actores, o su gusto (acaso morboso) por protagonistas rubias... como la bellísima Grace Kelly, que aparece y desaparece del apartamento como un ángel de la moda, vestida nada menos que por Edith Head. También encontramos al filo de esas apariciones los apasionados besos que Hitch gusta de escenificar con parsimoniosa delectación con muchas de sus heroínas, llámense Ingrid Bergman, Kim Novak, Janet Leigh...

Volviendo al bueno de Jeff, aburrido como está, se dedica a fisgonear incansablemente por el universo de ventanas todas abiertas frente a su apartamento, aprovechando la calidez de los días veraniegos.  Encuentra, claro está, un amplio repertorio de esposas desgraciadas, pimpantes bailarinas, aburridos matrimonios, una escultora, perritos también indiscretos, mujeres enfermas, un músico en crisis...  entre unos y otros van llenando las largas horas del fotógrafo, que aprovecha unos prismáticos y un potente teleobjetivo de su cámara profesional para entrar impune y culposamente en la intimidad de sus vecinos.

Será uno de ellos, un individuo hosco de pelo canoso y esposa enferma, el que despierte sus sospechas al desaparecer su mujer de malas a primeras. A partir de ahí sí tenemos intriga, ahora sí tenemos suspense... El hombre lo encarna muy bien Raymond Burr, el actor que muy pocos años después se haría famoso como el televisivo Perry Mason, prolongado luego con Ironside, el detective en silla de ruedas. Y el vecino sospechoso, sintiéndose descubierto por Jeff, será quien desencadene un final curioso y original, con la defensa heroica del casi inválido protagonista... y el beso final.

Bueno, no estamos ante palabras mayores como Vértigo, Psicosis o Los pájaros, pero también hay que reconocer que un film de la etapa de plena madurez de Hitch siempre será un plato muy, muy digno de gustarse por paladares cinéfilos. Una etapa, no olvidemos, que enlaza títulos del calibre de Crimen perfecto, Atrapa un ladrón, El hombre que sabía demasiado, Falso culpable, Con la muerte en los talones... Ante un club tan selecto, el solo hecho de codearse con ellos ya supone categoría...


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

112'

Año de producción

Trailer

La ventana indiscreta - by , Oct 21, 2021
3 / 5 stars
El mirón escayolado