Película: Los comulgantes Dentro de la obra del gran Ingmar Bergman, Los comulgantes es un eslabón de la trilogía formada por Como en un espejo, Los comulgantes y El silencio. Pero para nosotros esta cinta de Bergman es más el comienzo de su etapa última, el comienzo de una indudable depuración en su estilo.

Fruto claro del culturalismo de los países desarrollados de Europa, y más concretamente fruto de un cierto aire estético nórdico, la figura de Bergman ha pasado por diversas apreciaciones críticas a lo largo de su carrera, desde un entusiasmo desbordante a su llegada a España con El Séptimo Sello hasta un olvido relativo al cabo de los años. Pero en las últimas etapas, a partir muy concretamente de este Los comulgantes y después con Persona y La vergüenza, la obra del sueco cobró una nueva dimensión. En ella se despoja de un cierto aire epatante, de unos temas recargados de metafísica (en su sentido más peyorativo), y comienza un camino de depuración, de ascetismo, de sencillez estilística. En este denso y moroso Los comulgantes, el autor busca la descripción sin concesiones de unos seres aislados y, lo que es peor, incomunicados entre sí. Es una búsqueda laboriosa, llena de titubeos, de amargas reflexiones, que hacen del film una de las muestras más duras y sinceras de su autor, con una estética madura (admirable escena la lectura de la carta por Ingrid Thulin) y una nueva moral.

Una nueva moral en Bergman porque aquí libera a sus personajes de su anterior y necesaria dualidad hombre-divinidad. Aquí la crisis del pastor es netamente humana, es la crisis de un hombre en toda su sencillez y en toda su angustia. Y por eso, antes que nada, Los comulgantes resultó ser el primer film de Ingmar Bergman en verdad netamente humanista.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

81'

Año de producción

Los comulgantes - by , Feb 13, 2013
4 / 5 stars
Un Bergman humanista