Película: Los exámenes

El cine rumano sigue dándonos alegrías. Cristian Mungiu, que ya nos deslumbró con 4 meses, 3 semanas, 2 días (2007) y nos siguió interesando con Historias de la edad de oro (2009), donde compartía dirección con otros cineastas del país conquistado por Trajano, vuelve a sorprendernos con este potente drama urbano, un drama ambientado en la cotidianidad de una ciudad media de Rumanía. En ese contexto, un médico en torno a la cincuentena tiene depositadas todas sus esperanzas en su hija, que está a punto de realizar los exámenes que le deben permitir estudiar con una beca en el Reino Unido y, con ello, escapar de un país que, a su juicio, no tiene futuro alguno. Pero cuando la chica, poco antes de esos vitales exámenes, es atacada por un violador, todo lo que era sólido (gracias, Marx, gracias, Muñoz Molina) se viene abajo…

Los exámenes es una de esas películas que te ganan no ya por su tema, que lo hace, sino por cómo lo plantea. Estamos ante un drama familiar, social, donde un hombre que toda su vida se ha caracterizado por actuar correctamente, de repente se encuentra en la encrucijada de tener que empezar a hacer lo contrario a sus principios, pidiendo favores y recomendaciones, a su vez accediendo a irregularidades en su trabajo como compensación a esas gracias que pide a otros, todo ello dentro del marco de lo que él considera un bien superior, la posibilidad de que su hija, en la que tiene depositadas todas sus esperanzas, pueda tener una vida mejor que la suya y la de su esposa en otro país más civilizado, un país, una ideal Arcadia que para el caso es la pérfida Albión, pero que podría ser cualquiera de los países escandinavos o la propia Alemania, siempre la Utopía de ese otro magnificado lugar en la Tierra que queremos creer es el Paraíso. Estamos entonces ante un filme sobre el conflicto entre la teoría de los principios y la realidad de cómo estos son condicionados cuando algo que estimamos superior entra en juego.


Claro que habrá otros condicionantes que hacen aún más arduo el problema y su posible resolución: las circunstancias de la (afortunadamente no consumada) violación, con la búsqueda del atacante; el recelo ante el novio de la chica; la propia relación conyugal con la esposa y la adúltera con una profesora del colegio de su hija; la fijación paterna por el traslado a Inglaterra, en contra de las dudas de la propia chica; la maraña de corrupción en la que se ve envuelto el protagonista, que finalmente podría pasarle factura.

Todo ello hecho a la manera que ya nos tiene acostumbrado el cine rumano como marca de fábrica, mediante largos planos-secuencia en los que los intérpretes desgranan con toda naturalidad sus diálogos, entrando y saliendo de plano, con movimientos de cámara exactos que reflejan una cotidianidad pasmosamente realista, escenas en las que con frecuencia la tensión va creciendo calladamente, como si no estuviera ahí (pero está…), hasta acabar a veces con una explosión de violencia, siempre dentro de un contexto naturalista, sin fantasías imposibles.

Filme sobre la importancia de ajustarse a los principios de decencia incluso en circunstancias que clamarían en sentido contrario, Los exámenes es una nueva muestra de un cine formalmente espléndido, con historias que casi siempre interesan, historias extraídas de contextos cotidianos, a menudo cuasi costumbristas. La puesta en escena de Mungiu, uno de los más interesantes cineastas rumanos, es notable, con una planificación perfecta al servicio de la historia que se nos cuenta, y con un grupo de intérpretes que, como siempre ocurre en el cine del país, están perfectamente elegidos para sus personajes.

El peso del filme recae sobre el veterano Adrian Titieni, al que ya vimos (curiosamente también en un rol de médico, como aquí) en La muerte del señor Lazarescu (2005), una de las primeras películas que nos avisó de que el cine rumano post-Ceaucescu estaba llamado a convertirse en una de la más interesantes cinematografías europeas del siglo XXI. Entre los secundarios está Vlad Ivanov, para nuestro gusto uno de los más sólidos actores rumanos, capaz de hacer con igual credibilidad personajes de muy distinta laya, desde el marrajo sin entrañas de Dogs hasta el jefe de Policía que interpreta en este filme.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

128'

Año de producción

Trailer

Los exámenes - by , Feb 19, 2017
3 / 5 stars
¿El fin justifica los medios?