Película: Loving Pablo

Se ha dicho, no sin razón, que esta nueva vuelta de tuerca a la figura de Pablo Escobar Gaviria, aquel narcoterrorista que puso en jaque a Colombia durante varios años, e inundó el mundo con el tráfico de su cocaína, llega demasiado tarde. Y es cierto: tras series televisivas como Narcos o films como Escobar: Paraíso perdido (2014), entre otros títulos, la figura de aquel execrable criminal en esta nueva aportación resulta, cuando menos, reiterativa, produce impresión de “déjà vu”, de ya visto.

Tampoco parece que el tema, ni el tono, cine de gran presupuesto, rodado en inglés con intención de distribuirse en todo el mundo, con numerosas escenas de acción, sea el más adecuado para un director, Fernando León de Aranoa, que donde mejor se desempeña es en los dramas íntimos, preferiblemente de corte social, como ya demostró en sus mejores películas: Familia (1996), Barrio (1998), Los lunes al sol (2002), Princesas (2005). Es verdad que últimamente en esta línea estaba perdiendo fuelle, como en la relativamente fallida Amador (2010), pero también que el film con el que se inició en este nuevo tipo de cine costeado, internacional y con escenas de acción, Un día perfecto (2015), ya demostró que no es lo suyo.

El film se ambienta en Colombia, aunque con algunas escenas fuera del país, mayormente en Estados Unidos, durante las décadas de los ochenta y noventa, y narra la historia, pero también las peripecias y barrabasadas de Pablo Escobar Gaviria, capo del cártel de Medellín que llegó a amasar una fortuna inmensa con el narcotráfico, y que consiguió poner de rodillas a Colombia, tras una tremenda campaña terrorista en la que asesinó a cientos de policías, militares, políticos y gente común, para evitar que se autorizara la extradición de narcodelincuentes a Estados Unidos, donde no gozarían de la impunidad (vía soborno o masacre) que disfrutaban en su país. Es también la historia de la relación del canalla con la presentadora de televisión Virginia Vallejo, una historia de amor-odio que la mujer plasmará años después de la muerte de su amante en el libro Amando a Pablo, odiando a Escobar, publicado en 2007, en el que se basa el guion de León de Aranoa.

Por supuesto, la película está solventemente filmada, y Fernando se nos muestra como un cineasta capaz. Otra cosa es que no consiga dotar al film de la fuerza y el ritmo necesarios, a pesar de las repetidas veces en las que se nos pone en imagen las tropelías, felonías y canalladas de las que fue capaz aquel hijoeputa (como dicen en los ambientes lumpen de Colombia) que quería ser respetado, o, en su defecto, temido. Evidentemente lo consiguió, pero la insistente recuperación de su figura no sé si hay que considerarlo como algo positivo o no. A favor de esta Loving Pablo cabe decir que, afortunadamente, no cae en la irritante latría que tan frecuente es en el cine norteamericano con sus peores ciudadanos (véanse, sin ir más lejos, el trato deferente de Scorsese para el abyecto estafador Jordan Belfort en El lobo de Wall Street, o de Barry Levinson para el gángster Siegel en Bugsy), ni siquiera lo mira con ojos benévolos: el retrato que hace León de Aranoa de este cabrón es el que procede, el de un tipo sin corazón, alguien que, si su madre hubiera abortado, hubiera hecho un favor al mundo.

Pero el cine, sobre todo este cine costoso que aspira a reventar taquillas, tiene que enganchar al espectador, tiene que subyugarlo, y eso no lo consigue prácticamente en ningún momento Aranoa, ni en las escenas de acción, por más que estén razonablemente bien rodadas, ni en la conflictiva relación del capo con su esposa y con su amante.

Queda una película profesional, aseada, correcta, pero que no convence. Lástima, porque el empeño ha sido apreciable. A Javier Bardem y Penélope Cruz se les ve implicados a fondo en el proyecto; de hecho, Javier actúa también como productor del film.

Nota a pie de página, no estrictamente cinéfila: Fernando León parece tener predilección por sacar a Bardem luciendo barrigas ostensibles: si la que mostraba Javier en Los lunes al sol era llamativa, la que luce aquí ("cultivada" ex profeso para el film) se puede decir que entra de lleno en la categoría de obscena...


Género

Nacionalidad

Duración

123'

Año de producción

Trailer

Loving Pablo - by , Mar 17, 2018
2 / 5 stars
El hijoeputa que quería ser respetado