Película: Nostromo, el sueño imposible de David Lean

Esta película se pudo ver en la Fnac de Sevilla, dentro del ciclo Una mirada documental que dirige y coordina el crítico Miguel Olid.

Pedro González Bermúdez es un director, guionista y productor que trabaja habitualmente dentro del campo del documental. En esa fórmula ya cuenta incluso con un Goya, el Premio al Mejor Cortometraje Documental, conseguido por Regreso a Viridiana (2011). González es un cineasta de talento, que suele trabajar siempre con un equipo compacto, en el que destaca su habitual guionista y también coproductor Juan Zavala. Nostromo, el sueño imposible de David Lean, es una sentida, vigorosa, a ratos estremecedora película sobre el último proyecto del famoso director de Lawrence de Arabia, un último proyecto en el que se embarcó, frisando ya los ochenta años, y que finalmente no pudo llevar a cabo por diversas razones, aunque la fundamental, al fin y a la postre, sería su avanzada edad y la reticencia de las casas aseguradoras a entrar en el reaseguro de una película puesta en manos de un hombre de edad provecta y salud no precisamente desbordante.

Nostromo debía ser la adaptación de Lean sobre la novela homónima que Joseph Conrad publicó en 1904, inspirándose libremente en los tejemanejes que Estados Unidos realizó a primeros del siglo XX, separando Panamá de Colombia para controlar el Canal. Inicialmente el film iba a ser producido por Spielberg, que admiraba profundamente al autor de El puente sobre el río Kwai, pero finalmente no se llegó a un acuerdo. Posteriores intentos, con Columbia Tristar, Serge Silberman y otros productores, no terminaron de cuajar, hasta que, cuatro años después de iniciarse el proyecto, Lean cayó gravemente enfermo y murió, aunque ya para entonces sabía que no podría dejar Nostromo como su testamento cinematográfico, lo que probablemente precipitó su muerte.

Nostromo, el sueño imposible de David Lean está estructurado sobre la base de una serie de entrevistas que González y Zavala han realizado a varias de las personas que estuvieron en la génesis o en la planificación del proyecto, desde la viuda del realizador, Lady Sandra Lean, hasta el que iba a ser protagonista de la película, el actor greco-francés Georges Corraface, que años más tarde gozaría de popularidad en España al protagonizar Cristóbal Colón. El descubrimiento (1992) y La pasión turca (1994), de Vicente Aranda. También se entrevista a su amigo y asesor financiero, Anthony Reeves, patrono de la Fundación David Lean, que ha tenido un papel fundamental a la hora de facilitar material sobre la película que no llegó a rodarse; a Hugh Hudson, el director de Carros de fuego, amigo personal de Lean, así como a Christopher Hampton, el director de Carrington y avezado libretista y dramaturgo, que estuvo en el primer guion que se escribió para el nonato proyecto.

Con todos ellos, pero también con unas espléndidas animaciones que parten de los numerosos “storyboards” que se conservan del film no realizado, y que nos dan al menos una idea de lo que pudo haber sido el Nostromo de Lean, además de fragmentos de sus anteriores películas, González Bermúdez consigue una obra de prodigiosa altura, un retrato matizado, sugestivo, de un cineasta al que la categoría de genio, que con tanta facilidad se adjudica hoy, le cuadraba como un guante: mal estudiante, su capacidad visual, su inquebrantable tenacidad, su visionaria forma de narrar le encumbraron como uno de los más grandes autores de cine popular de la Historia.

González y Zavala nos cuentan amenísimamente las continuas peripecias de Lean en busca de conseguir el Nostromo perfecto, buscando los actores adecuados, la financiación suficiente, el coguionista ideal; durante cuatro años se peleó con tirios y troyanos intentando poner el proyecto en pie, pero finalmente la parca le alcanzó antes de poder hacerlo.

Los entrevistados resultan diáfanamente esclarecedores; de todos ellos nos quedamos con la inteligencia de la viuda, Lady Sandra Lean; con la capacidad creativa de Christopher Hampton y de un Robert Bolt ya estragado por un ictus; con la generosidad absoluta de Georges Corraface, que aporta además uno de los momentos más emotivos del film.

Riguroso, ameno, documentadísimo, exacto, impresionante en la animación que hace imaginar cómo hubiera podido ser el Nostromo leaniano, el documental que nos cuenta lo que pudo haber sido y no fue es una joya en su género, pero también en el cine a secas, sin compartimentos estancos. El tándem González-Zavala ya nos ha dado antes otras muestras de su talento; con Nostromo, el sueño imposible de David Lean confirman sus galones como cineastas de primera línea, peritos en el género en el que se han especializado. Ojalá podamos seguir viendo cine de primerísima línea como este, cine que forma, informa, entretiene y da pie a la reflexión. Ojalá...


Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Trailer

Nostromo, el sueño imposible de David Lean - by , Jun 20, 2018
4 / 5 stars
Lo que pudo haber sido y no fue