Película: Tras la línea enemiga Además de las Torres Gemelas, el 11-S cayeron otras muchas cosas que parecían invulnerables; por ejemplo, las tesis aislacionistas de George W. Bush y Colin Powell. Esta "Tras la línea enemiga" es coincidente con esa posición ya obsoleta, y bien que se nota. Ambientado en la guerra serbo-bosnia, en la que la OTAN intentó mantener el frágil equilibrio entre las partes del conflicto, este filme producido por Joel Silver y dirigido por el novato John Moore postula una visión reduccionista, que relegaba a Estados Unidos a ocuparse de su solar patrio y dejar el resto del mundo a su albur.
No deja de ser curioso que, siendo como es un filme evidentemente promilitar, tiene un tono moderado en lo patriotero que prácticamente no le abandona hasta casi el final, cuando la aparición de los helicópteros de rescate recuerdan aquellas viejas películas del Oeste en las que los granjeros eran salvados "in extremis" por la oportuna intervención del Séptimo de Caballería. No destripamos nada: en este tipo de filmes se sabe de antemano quién gana, y no es esa la intriga, sino de qué medios se servirá el héroe (Owen Wilson, un chico de nariz picassiana que le aleja del guapete al uso) para salir indemne. No es ajeno a ese tono moderado el sobrio papel de Gene Hackman, como siempre magnífico, aquí como el oficial demediado entre la obediencia a la escala de mando y el deber de velar por los suyos. Pero el protagonismo absoluto, como en toda película de acción bélica, son los efectos especiales, que la convierten en un prodigioso castillo de fuegos artificiales, con algunas escenas espléndidas, como la persecución del avión por los misiles o el cruce del campo minado por el protagonista, virtuosos ejemplos de que entretenimiento y cine bélico no tienen por qué estar reñidos. Un filme menor que se deja ver con tolerancia y gustará a los aficionados a su género.
Nota a pie de página: No deja de ser curioso que el oficial europeo de la OTAN a cuyas órdenes está el personaje de Gene Hackman sea... español (interpretado por un portugués, para más inri), con un nombre tan celtibérico como Juan-Miguel Piquet , lo que da lugar a graciosas asociaciones de ideas cuando los USA dicen "es que Piquet ha ordenado...", pareciendo que se refieren al ministro de Exteriores español, Josep Piqué. ¡Cómo han cambiado los tiempos! Si Millán Astray levantara la cabeza...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Tras la línea enemiga - by , Feb 01, 2002
2 / 5 stars
Tesis aislacionista