Película: Doctor Zhivago

Tras el gran éxito que supuso para David Lean Lawrence de Arabia (1962), el maestro británico afronta otro gran empeño, llevar a la gran pantalla la adaptación al cine de la novela Doctor Zhivago, que había publicado en Italia el poeta y novelista ruso Boris Pasternak, y que le había reportado al escritor el Premio Nobel en 1958, si bien es cierto que fue a la séptima cuando se lo concedieron, habiendo sido rechazado en otras seis ediciones anteriores. La novela, un gran fresco histórico, romántico y también político, sobre tres décadas en la vida de una familia rusa, entre la Primera Guerra Mundial y los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, había sido un gran éxito de ventas, aunque también había supuesto la ruina vital para Pasternak, que a duras penas consiguió no ser deportado a un gulag en Siberia, acusado por el gobierno soviético de la época Kruschev de todos los delitos habidos y por haber para cualquiera que disintiera lo más mínimo de la ortodoxia; y es que incluso los que no disintieran tampoco podían estar demasiado tranquilos…

La acción se inicia hacia finales de los años cuarenta, cuando un alto cargo del KGB interroga a una obrera veinteañera, en la que cree reconocer a la hija bastarda de su medio hermano Yuri Zhivago, médico y poeta muerto años atrás. En flashback veremos la infancia de Yuri, al que abandonó su padre y quedó huérfano de madre muy joven, siendo adoptado por un matrimonio amigo de su madre, que ya tenía una hija, Tonya. Cuando el joven Yuri crece, se gradúa en medicina y se promete con Tonya, aunque entretanto conoce a una desgraciada muchacha, Lara, hija de una costurera; la chica es cortejada y finalmente violada por Komarovsky, el déspota amante de la madre, un tipo soberbio, arrogante y con importantes contactos. Yuri y Tonya se casan, pero con la llegada de la Revolución Bolchevique y la posterior Guerra Civil rusa, el médico tiene que acudir al frente para prestar sus servicios; al regresar se encuentra su casa tomada y colectivizada por el soviet local…

Doctor Zhivago es, vista con la perspectiva del tiempo, una obra elegante, madura, serena, con un tempo acorde con la historia de amor que narra, también con los azares de un hombre justo al que, sin embargo, los embates políticos pondrán contra las cuerdas; oda al hombre corriente, al hombre cabal, su visión de la Revolución Bolchevique es, lógicamente, negativa, y también lógicamente, el cine inglés hizo hincapié en esa visión. Pero en puridad ese no es su tema, sino, en todo caso, cómo el azar puede reunir y desunir el amor absoluto, el de un hombre y una mujer a pesar de todo destinados a convivir en un paisaje de pesadilla.

Rodada en su mayor parte en España (también, de forma minoritaria, en Finlandia y Canadá, entre otros paisajes nevados, localización casi absoluta del film), Doctor Zhivago queda como modelo de gran superproducción con elencos recargados de estrellas, historias más grandes que la vida, hermosos paisajes y tramas que emocionan con autenticidad. También contribuyó a la belleza del film la preciosa banda sonora de Maurice Jarre, con El tema de Lara como música recurrente y pegadiza, así como la fotografía de Freddie Young. El guion de Robert Bolt, aunque se tomó algunas libertades con respecto al original, se puede considerar bastante ajustado a la novela de Pasternak.

En el apartado interpretativo, Omar Sharif hace el papel de su vida, por el que tiene un lugar en la Historia del Cine, el idealista poeta y médico demediado sin embargo entre el amor volcánico de Lara y el amor familiar, casi fraternal, con Tonya, que de hecho fue su hermana adoptiva durante toda su infancia y primera juventud. Del resto del reparto nos quedamos con la dulzura de Julie Christie, también en el personaje de su vida, y la rotunda composición de Alec Guinness, cuyo rostro impenetrable es capaz de presentar a la vez la inflexibilidad de un alto cargo del KGB y la críptica debilidad de quien intenta ayudar a su medio hermano y, después, de localizar a la prole de este. Pero quizá el mejor de todos sea Rod Steiger, al que se le daban estupendamente los personajes de malo, y aquí consigue uno, Victor Komarovsky, ciertamente inolvidable en su maldad, pero una maldad llena de matices, un villano finalmente con mala conciencia que querrá expiar sus culpas, aunque sepa que son imperdonables.

La película obtuvo 5 Oscar de Hollywood: Director, Guion adaptado, Fotografía, Banda Sonora .y Vestuario, además de 5 Globos de Oro y 3 David de Donatello, entre otros muchos premios. Con un presupuesto de 11 millones de dólares, tuvo una recaudación mundial de 111 millones de dólares (fuente: IMDb), multiplicando por tanto por diez la inversión realizada. De hecho, en las listas de películas más taquilleras de la Historia del Cine, con las recaudaciones actualizadas de acuerdo con la inflación, a mediados de los años diez del siglo XXI Doctor Zhivago era una de las diez más taquilleras de todos los tiempos…

Curiosamente, a pesar de este extraordinario éxito tanto de público como también de crítica (aunque en menor medida: estábamos en los años sesenta, cuando la “gauche divine” ya había tomado al asalto las redacciones de las revistas de cine, tachando de reaccionario a quien osara escribir o filmar contra la URSS), a Lean le costó cinco años llevar a buen puerto su siguiente proyecto, La hija de Ryan (1970).


Doctor Zhivago - by , Aug 11, 2018
3 / 5 stars
El poeta demediado entre dos amores