Película: El pisito El pisito, tomado de una novela de Azcona, ha sido abordado bajo la fórmula del llamado humor negro, un humor negro que viene a matizar todas las situaciones y aspectos del film, con lo que la mayoría de las veces los directores Ferry y Ferreri, se expresan de modo macabro. Quizás por eso los personajes se nos aparecen demasiado negativos y materializados: Doña Martina cede al “casorio” que le proponen a fin de que, cuando muera, su dinero no vaya a manos de extraños y su animalillo no quede desamparado; Petrita es portadora de un egoísmo y cinismo desesperantes, puestos de manifiesto sobremanera en los momentos más dramáticos de la película; únicamente le interesa ya la comodidad, puesto que su amor se ha perdido en el caminar de esos doce largos años de noviazgo; Rodolfo es el más caritativo, aunque no privado de egoísmo, se percibe en él cierta carga de imbecilidad; Mary, bondadosa en su vida privada, está obligada a ser cabaretera en su vida pública…

Nos parece que el film rebosa sinceridad, sin embargo es una sinceridad parcial, solamente a medias, derivada del hecho de presentarnos personajes enmascarados en una realidad social; porque, ¿pueden ser esos hombres tan negativos? O es que los autores nos presentan sólo esa faceta de sus tipos.

Los recursos expresivos utilizados en la cinta constituyen una novedad en esa fecha (1958) en el cine español. El film ha sido narrado con la técnica del plano largo, forma casi desconocida en nuestra cinematografía, pues solamente había sido aprovechada por Berlanga en alguna parcela de Los jueves, milagro (luego la utilizaría en gran escala en su Plácido). Algunas secuencias están resueltas con gran habilidad; recordemos la que tiene lugar en “Sésamo” realizadas con muy pocos planos, casi quietos los protagonistas y con una ambientación digna de mencionar; la boda con Doña Martina ha sido narrada con dos travellings que desembocan en dos fotogramas fijos de los mismos.

No comprendemos el vacío que se la ha hecho desde el principio a esta película, pues a pesar de que se le concedió el premio FIPRESCI y una mención especial del jurado por sus cualidades humanas y artísticas en el Festival de Locarno, el fracaso tanto de crítica como de público ha sido lamentable. Que los cine-clubs la valoren como se merece.



Este comentario crítico se publicó el día 9 de marzo de 1963 con motivo de la proyección del film en el Cine-club Universitario de Sevilla

Género

Nacionalidad

Duración

87'

Año de producción

El pisito - by , Nov 23, 2013
4 / 5 stars
Un guionista entre dos directores