Pelicula:

El cine de Hal Ashby (Ogden, Utah, 1929 – Malibú, California, 1988) se caracterizó por su aliento liberal, su mirada progresista. Procedente del campo del montaje (disciplina en la que ganó el Oscar por En el calor de la noche), comenzó a dirigir a partir de 1970, y sus films siempre estuvieron impregnados de un tono rebelde, avanzado, alejado de improntas conservadoras. Así, en su filmografía menudean las películas de corte distinto al preconizado por las siempre pacatas productoras mayoritarias, como Harold y Maude (1971), cáustica dramedia con pareja dispareja formada por jovencito y anciana; El último deber (1973), a vueltas con la (in)disciplina militar; El regreso (1978), intenso drama sobre la tragedia de los inválidos de la guerra del Vietnam, que le reportó el Oscar al Mejor Director; y Bienvenido Mr. Chance (1979), ácida mirada hacia la clase política yanqui y su estulticia. Es cierto que en algún momento Ashby cedió a los cantos de sirena de Hollywood, como cuando dirigió la comedia Shampoo (1976), a mayor gloria de la estrella Warren Beatty, entonces en el esplendor de su fama, aunque incluso en ese contexto Hal se las ingenió para poner de fondo cierta denuncia hacia la clase dirigente, hacia el sistema.

Los años ochenta ya no fueron propicios para Ashby, enfrascado en una espiral de drogas, alcohol y vida tirando a disoluta, a pesar de lo cual aún hizo algún título de interés, como el policíaco 8 millones de maneras de morir (1986), para fallecer poco después.

Esta tierra es mi tierra pertenece también a la mejor etapa de Ashby, la del cine que rodó en los años setenta, y narra los primeros años en la vida pública del famoso cantautor norteamericano Woody Guthrie, situando la historia hacia 1936, en el curso del éxodo que se vieron obligados a afrontar muchos ciudadanos en dirección a California tras la Gran Depresión de 1929, una historia de éxodo que el cine ha llevado a la pantalla en bastantes ocasiones, y a veces con tan buen tino como tuvo John Ford con Las uvas de la ira (1940) y Robert Aldrich con El emperador del Norte (1973).

A través de su película, Ahsby traza un retrato sobrio y ajustado del personaje histórico que fue Woody Guthrie, un hombre sincero, de filosofía poco común, abierto e inconformista, luchador incansable por todo aquello en lo que creía. Esto lo hace Hal Ashby gracias a un consistente guion debido al talento de Robert Getchell, que se basó a su vez en la autobiografía del propio cantautor, titulada precisamente Bound for glory, publicada por E.P. Dutton en 1943. Una fotografía de Haskell Wexler asombrosamente perfecta, de tonos muy luminosos, y las canciones de Woody Guthrie, junto con la música adicional del maestro Leonard Rosenman y la sorprendente adaptación de David Carradine al papel protagonista, son los restantes y poderosos mimbres en los que se apoya Hal Ashby para realizar la que a nuestro juicio es su mejor película, superior incluso a El regreso, dotándola de un ritmo pausado, lento, nunca desequilibrado, en un film realmente formidable.

La película estuvo nominada a seis Oscars, ganando dos de ellos, los relativos a Mejor Fotografía y Mejor Música.

(12-09-2021)


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

147'

Año de producción

Esta tierra es mi tierra - by , Sep 12, 2021
4 / 5 stars
El éxodo a California