Pelicula:

Esta película forma parte de la Sección Oficial del 19 Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF).

De Ali Abbasi (Teherán, 1981), director nacido en la antigua Persia pero formado en Suecia, donde emigró su familia, habíamos visto (y nos había dejado en shock...) Border (2018), una inclasificable a fuer de interesantísima película sobre seres diferentes en la próspera Escandinavia. Ahora Abbasi vuelve (figuradamente, porque la cinta se ha rodado en Jordania, bastante más liberal que Irán...) a su país de origen para rodar esta coproducción europea, un thriller que es algo más que un thriller, como ya ocurría, de hecho, con la citada Border.

La acción, inspirada en hechos reales ocurridos en la misma ciudad y en las mismas fechas, se ambienta en la ciudad iraní de Mashhad a principios del siglo XXI en el país dominado con mano de hierro desde principios de los ochenta por los ayatolás. De hecho, unas imágenes televisivas con los atentados de las Torres Gemelas nos sitúan, aproximadamente, en septiembre de 2001. Vemos a una mujer que, de noche, deja a su hijo pequeño dormir mientras ella sale a las calles a ejercer su oficio de prostituta, con el que a duras penas saca adelante a su niño. Un hombre la recoge en su moto, teóricamente para hacer un “servicio” (por llamarlo con el eufemismo correspondiente), pero el hombre, llamado Saaed, la estrangula, la envuelve y la tira en un descampado. No es la primera vez: autodenominándose “la Araña Asesina”, Saeed lleva tiempo matando prostitutas, creyendo con ello cumplir con la voluntad divina y “limpiar” las calles de mujeres corruptas. Rahimi, una periodista, llega desde Teherán para investigar los hechos; en Mashhad la auxilia su colega Sharifi. La Policía se muestra reticente con la periodista, por lo que ésta, mientras siguen produciéndose nuevos asesinatos de prostitutas, concibe la idea de hacerse pasar por una de ellas para servir de cebo al criminal, contando con que Sharifi esté cerca y los siga con su coche...

Es curioso porque la película tiene la misma impronta que podría tener una de Asghar Farhadi (ya saben, el famoso director persa de pelis como Nader y Simin: una separación y El viajante, ambas oscarizadas), quien nos parece que no haría ascos a firmarla. Porque Holy spider es un thriller, pero es sobre todo una denuncia poliédrica, una denuncia de varias cuestiones: la de la inacción o desidia de las autoridades policiales, que ven cómo el llamado “Araña Asesina” les hace el trabajo sucio y quita de las calles a las mujeres que, no teniendo otra posibilidad de sobrevivir, se dedican a vender su cuerpo, contraviniendo las severas normas ¿morales? de una administración pública intransigente hasta la náusea; pero también la de la anestesia de la sociedad civil, que en buena parte se pondrá del lado del asesino cuando éste sea capturado, haciendo de él, que no es sino un criminal que estrangula mujeres indefensas, un héroe popular; la película también se constituye en una denuncia de las marrulleras formas de las altas esferas políticas y religiosas (que en una república teocrática como Irán son una misma cosa...), siempre atentas a actuar conforme mejor convenga a sus intereses, que no son otros que perpetuarse en el poder hablando en nombre de Dios, que es la mejor forma de sojuzgar y mantener a los ciudadanos bajo control; por último, en la última escena, también denunciará que la simiente de este malvado seguirá presente en la sociedad persa mientras se considere que las mujeres pueden (incluso deben...) ser eliminadas físicamente por el uso sexual que le den a su cuerpo.

Obra sólida, bien realizada, sin subrayados ni florituras, yendo al grano del asunto, Abbasi, sin embargo, huyendo de maniqueísmos, no evita presentarnos la cara humana del criminal, en apariencia un probo padre de familia que estuvo en la guerra Irán-Irak de los años ochenta y, supuestamente, eso le afectó hasta el punto de dedicarse a matar mujeres de mala vida, por utilizar otro eufemismo al uso; pero, claro está, hubo centenares de miles de veteranos de guerra que, a la vuelta del conflicto, no se dedicaron a estrangular mujeres de la calle...

Quizá en comparación con Border, tan subyugante, esta Holy spider pueda parecer algo inferior, pero ello no obsta para que estemos ante una película muy solvente, que prende la atención del espectador y no la suelta, un thriller con contenido social y político, una obra comprometida con el país de origen de su director, al que honra que, siendo ya un reputado cineasta en su país de adopción, mire hacia sus orígenes y ponga su granito de arena para denunciar algunas de las muchas abyecciones que se producen en su Irán natal.

Buen trabajo actoral, con Zar Amir-Ebrahimi como la periodista protagonista, una actriz que comenzó a trabajar en su Irán de origen pero ya hace tiempo que lo hace fuera, donde a buen seguro puede desarrollar su profesión con muchas menos trabas; muy justamente consiguió el Premio a la Mejor Actriz en el Festival de Cannes. Mehdi Bajestani, que interpreta al asesino, es un actor persa de aún corta carrera, a pesar de ser ya bastante maduro, pero lo hace con convicción y credibilidad. El director iraní afincado en Reino Unido, Arash Ashtiani, aquí en funciones de actor, será el periodista cómplice de la protagonista, el que intentará guardarle las espaldas cuando ésta decida meterse, literalmente, en la boca del lobo.

(08-11-2022)


Dirigida por

Género

Duración

115'

Año de producción

Trailer

Holy spider - by , Nov 08, 2022
3 / 5 stars
La Araña Asesina