Película: Kramer contra Kramer

Robert Benton es un guionista y director, en situación de retirado cuando se escriben estas líneas, que conoció su momento de gloria en el lustro que va de 1979 a 1984, tiempo en el que se concentraron sus dos films más celebrados, este Kramer contra Kramer (1979) y En un lugar del corazón (1984), películas que tuvieron gran repercusión comercial y crítica, y también el reconocimiento de varios Oscar, sobre todo la primera de ellas, que fue la que le catapultó a la fama. Sin embargo, a partir de entonces, Benton se embarcó en una serie de películas mediocres que no interesaron: Nadine (1987), Billy Bathgate (1991), Ni un pelo de tonto (1994) y Al caer el sol (1998) pasaron mayormente desapercibidas, a pesar de haber contado en algunas de ellas con estrellas como Paul Newman, Kim Basinger, Gene Hackman o Dustin Hoffman. A partir de ahí, dado ya por amortizado por Hollywood, apenas hizo un par de cosas más durante el siglo XXI antes de retirarse definitivamente, también por razones de edad.

Pero Kramer contra Kramer fue todo un descubrimiento, un brillante melodrama urbano que ganó con todo merecimiento cinco Oscar en 1979, por los conceptos de Película, Actor Protagonista (Dustin Hoffman), Actriz de Reparto (Meryl Streep), Director y Guion Adaptado (ambos para Benton), y estuvo nominado para otros cuatro, entre ellos el de Mejor Actor de Reparto para Justin Henry, que entonces tenía solo 8 años y fue el candidato más joven que haya existido nunca a una estatuilla de la Academia (al menos hasta el momento de escribir esta crítica). Fue la cinta triunfadora de aquel año, y tuvo la rara habilidad de no caer en la sensiblería, por no decir ñoñez, que podría haberse esperado de su argumento.

Una mujer abandona a su marido y su hijo de corta edad. El hombre, un ejecutivo acostumbrado a preocuparse nada más que por su trabajo, tendrá  que ser entonces padre y madre, aprender a relacionarse con su hijo de siete años, hasta entonces casi un desconocido por su dedicación exclusiva a su profesión. Su situación laboral se deteriora, y el juicio por el divorcio será  muy duro.

Película muy medida, que habla sobre el drama de la cotidianidad y cómo sobrellevarla, está contada sin cargar las tintas, como habría podido esperarse en otras manos menos sutiles, sobre la mujer que decide, en un momento de su vida, escapar de la jaula que para ella supone el marido, el hijo, la vida familiar. A esa visión antimaniqueísta colaboró, y de qué manera, la matizadísima, espléndida interpretación de una Meryl Streep que conseguiría con esta película su primer Oscar y se establecería ya como la actriz de primerísima fila que ha dominado poderosamente las pantallas del cine norteamericano de los últimos cuarenta años; ya había avisado de su talento en Julia (1977), de Fred Zinnemann, la serie televisiva Holocausto, todo un hit en su momento, y El cazador (1978), de Michael Cimino, donde sería nominada por primera vez al Oscar. Dustin Hoffman también estuvo fantástico en su complejo papel, en una película con una extraordinaria fotografía de matices urbanos de Néstor Almendros, también nominado a la estatuilla, que había conseguido el año anterior por Días del cielo (1978), de Terrence Malick. 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Kramer contra Kramer - by , Jul 16, 2018
4 / 5 stars
Brillante, matizado melodrama urbano