Película: La última seducción

Si la Lana Turner de El cartero siempre llama dos veces (1946) o la Barbara Stanwyck de Perdición (1944) tuvieran que ponerse al día en los papeles de vampiresas, de mujeres fatales, que les dieron fama, seguramente serían como esta Linda Fiorentino que es cuerpo (¡ejem!) y alma de La última seducción, una película apreciable que gana (¡y de qué forma!) cuando ella está en pantalla, lo que sucede casi siempre.


John Dahl, el director, escasamente conocido por estos lares, hace bien en fiar casi todo a la desconcertante desinhibición del personaje, pero también de la actriz que la interpreta, en una película que gira en torno a una mujer que carece absolutamente de escrúpulos, como las grandes vampiresas del cine de Hollywood, y que como éstas no se detiene ante nada: sexo con quien interese para sus fines, robo al propio esposo, asesinato.


Destila el filme una amoralidad que tiene su cumbre en el final, tan poco habitual en la moralista sociedad yanqui, y que a buen seguro habrá hecho levantar ampollas en un país tan pacato. Da igual entonces que la trama (una "serie noire" puesta al día) tenga más agujeros que un colador, o que varias de las situaciones propuestas sean poco creibles: Linda Fiorentino las hace tragables contra toda esperanza. Hay de todas formas en Dahl un cineasta a seguir: tiene detalles de buen creador y un olfato excelente para sus actores; al menos para las actrices; al menos para una en particular...


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

La última seducción - by , Aug 30, 2018
3 / 5 stars
Vampiresa de los 90