Película: Spy kids Está claro que a Robert Rodríguez lo que le va es hacer "cartoons", dibujos animados, pero con seres humanos. ¿Qué eran "El mariachi" y su secuela millonetis, "Desperado", sino un cómic sobre un supercuate de inverosímiles aptitudes, tan parecido a cualquier héroe de Marvel pero con "asento sudaca"? ¿Y qué decir de "Abierto hasta el amanecer", que parecía una versión, truculenta y con mucho chile, del cuento de Hansel y Gretel, con los vampiros en el lugar de la bruja? Por si había alguna duda, "Spy kids" la despeja totalmente. Antes que nada hay que decir que es un petardo de película, tan malo que resulta, a fuer de disparatado, hasta simpático. Contada en una clave clarísimamente infantil, rebasar los doce años debe ser, para el espectador, la frontera tras la que le será imposible entrar en esta historia surrealista a su pesar, este bodrio con mamelucos televisivos que se dedican a transformar agentes secretos en monigotes como de chicle, y los dos agentes secretos más famosos del mundo resultan ser padres de dos niños que aprenderán a ser autosuficientes cuando a sus progenitores los secuestre una banda de memos con el correspondiente Mad Doctor al frente.
El guión, si es que hay tal, acumula tópicos y derrocha onanismos mentales; parece haber salido de un "brainstorming", de una tormenta de ideas, pero sin después filtrar nada, sino hilvanando uno tras otro todos los disparates que se le ha ocurrido al director y guionista.
Así las cosas, "Spy kids" no es para ser tomada en serio, sino para contemplarla con indulgencia, para no rebrincarse por el dinero malgastado; véase como lo que es, una payasada de un cineasta cada vez más dado al dibujo animado, aunque sea con seres de carne y hueso.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Spy kids - by , Aug 30, 2001
1 / 5 stars
Simpático desatino