Película: Empieza el espectáculo

Bob Fosse fue el gran renovador del musical de Hollywood, una vez que, llegados los años sesenta, era evidente que el género clásico, el de Fred Astaire, Gene Kelly, Stanley Donen, etcétera, no tenía mucho más recorrido con los nuevos tiempos, los de Elvis, los Beatles y el fenómeno hippie, entre otros acontecimientos que cambiaron el mundo durante esa década prodigiosa. Si bien su primera película como director, Noches en la ciudad (1969), una versión musical del felliniano Las noches de Cabiria (1957), respondía aún a una concepción clásica del género, a partir de su segundo film, el memorable Cabaret (1972), todo cambió: en la forma, revolucionando el montaje, la coreografía, la disposición de las cámaras... pero también en la temática, mucho más atrevida y comprometida que en el musical clásico, haciendo con todo ello que el género cambiara para siempre.

El cineasta de Chicago era meticuloso hasta la patología, obsesionado por la perfección, lo que, unido a su mala salud, que le llevaría  la tumba a los 60 años, hizo que su filmografía como director fuera escasa; además de las dos películas citadas solo hizo otras tres más: el biopic Lenny (1974), sobre el famoso cómico yanqui, con un Dustin Hoffman en su mejor momento; esta Empieza el espectáculo, brioso y modernísimo musical, en fondo y forma;  y su canto del cisne, Star 80 (1983), un film no musical sobre la modelo y actriz Dorothy Stratten, asesinada por su marido.

Bob Fosse hizo con All that jazz (pedestremente titulada en España Empieza el espectáculo) lo que podría considerarse una premonición de su propia muerte, por cuanto se trata de una autobiografía apenas velada, idea que le vino al autor de Cabaret a consecuencia del infarto de miocardio que estuvo a punto de matarle, lo que efectivamente sucedería pocos años después.

Se trata de una ambiciosa y extremadamente interesante evocación del cine musical de los años setenta, una vez que el género (como el propio realizador...) estaba ya moribundo, aunque hecha desde una concepción totalmente nueva, estéticamente elaboradísima y temáticamente rompedora, con asuntos tan inusuales en el género como la Muerte. Los números musicales, como cabía esperar, son espléndidos, a pesar de que Roy Scheider, su protagonista (alter ego del propio Fosse) era más bien negado en cuanto a ritmo, coreografía y baile.

Hay notables números musicales, alguno de ellos inolvidable, como el estupendo Bye bye love, y está la siempre magnífica Jessica Lange, además de ese formidable “entertainer” que es Ben Vereen. La película ganó 4 Oscar, si bien fueron de pedrea, teniendo otras cinco nominaciones para premios de mayor fuste que se quedaron por el camino. El director de fotografía fue Giuseppe Rotunno, que trabajó con frecuencia para Fellini y Visconti, y que obtuvo un notable resultado trabajando casi en exclusiva con los tonos blancos y negros, aunque la fotografía era en color.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

123'

Año de producción

Empieza el espectáculo - by , Oct 01, 2018
4 / 5 stars
Premonición de su propia muerte