Pelicula:

Pues parece (aunque eso nunca se sabe, sobre todo si en el futuro aprieta la necesidad de un buen taquillazo...) que los fautores de la saga jurásica han decidido darla por finiquitada con esta sexta entrega, tercera de la segunda trilogía, siendo la primera la compuesta por Parque Jurásico (1993), El mundo perdido (1997) y Jurassic Park III (2001), y la segunda por Jurassic World (2015), Jurassic World: El reino caído (2018) y ahora esta Jurassic World: Dominion (2022), que parece reputarse el reencuentro de las dos trilogías, con la aparición en este nuevo y (supuestamente...) último segmento de la saga de varios de los protagonistas de la primera trilogía (Sam Neill, Laura Dern, Jeff Goldblum), y varios de la segunda (Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Isabella Sermon).

Pero no solo estamos ante un reencuentro de intérpretes y sus correspondientes personajes, sino que también podría hablarse con propiedad de una especie de “refrito” de escenas de los cinco segmentos anteriores de la serie, en especial del primero de todos ellos, la seminal Parque Jurásico.

La acción parte unos años después de que la catástrofe en la isla de Nublar, contada en el anterior capítulo, provocara la diseminación de los dinosaurios por varias zonas de la Tierra. Un gurú informático, Lewis Dodgson (evidentemente inspirado en poderosos personajes reales como lo fue el visionario Steve Jobs que cambió nuestro mundo, o los aún vivos Bill Gates, Jeff Bezos, Mark Zuckenberg o Elon Musk), es quien está gestionando soluciones de futuro para el mundo a través de su empresa Biosyn, pero en realidad ha modificado el ADN de la langosta que arrasa los campos de cultivo que no son de su propiedad, con intenciones nada benéficas, claro está... Entre tanto, Grady, el cuidador de dinosaurios protagonista de esta segunda trilogía, y su pareja Claire, a los que ya conocemos, viven en un bosque anónimo intentando evitar que la adolescente a la que han adoptado “de facto”, Maisie, nieta del fundador de Jurassic Park, sea encontrada, pues se trata de una chica gestada por su madre, científica de altísimo nivel que la concibió sin que mediara (ni físicamente ni “in vitro”) varón alguno, en una especie de clonación. Pero, claro está, el malévolo CEO de Biosyn estará muy interesado en atrapar para su estudio a ese ser único, ese primer clon perfecto dentro de la especie humana...

Lo cierto es que, como decimos, esta sexta entrega de la serie incide quizá demasiado en tirar de recuerdos, de escenas que ya hemos visto en anteriores episodios, singularmente en el primero de todos ellos, con escenas casi calcadas de las de aquel capítulo, como la lucha entre dinosaurios tamaño edificio de diez pisos, o la del coche boca abajo alrededor del que se mueven los protagonistas huyendo del dino depredador de turno; además, se recupera (otra vez..) la endeble tensión sexual no resuelta del primer segmento con el triángulo formado por Goldblum, Dern y Neill, aunque ahora están ya bastante talluditos y no resulta demasiado creíble... Pero hay mucha palabrería hueca, vacía, en un guion inane que cuenta una historia con frecuencia bostezante, lo peor que puede ocurrir en una peli de aventuras que a lo que legítimamente aspira es a entretener al personal y a llenar sus arcas.

La constante repetición, con mínimas variantes, de las escenas con los dinosaurios, ya vistas con anterioridad (y mejor hechas...), no ayuda tampoco a que la película funcione. Así las cosas, es cierto que con frecuencia se nos ofrece una acción vertiginosa, con escenas que quitan el hipo, pero solo aquellas que son nuevas resultan realmente percutantes, como la persecución de los dinosaurios a los que se les señala la presa con un puntero láser (que ya es imaginación...), acosando a los protas que corren que se las pelan a lomos de una moto y sobre una desvencijada camioneta, para terminar en un avión de carga que no pasaría una ITV aérea ni por asomo.

El director, Colin Trevorrow, que ya fue el responsable de la primera entrega de la segunda trilogía, la llamada simplemente Jurassic World, confirma que lo suyo no son los grandes “blockbusters” y que hubiera hecho bien quedándose en la ciencia ficción de andar por casa, como aquella deliciosa y tan fresca e innovadora Seguridad no garantizada (2012) que fue su tarjeta de presentación para dar este salto que, nos parece, le ha venido grande.

En el terreno de la interpretación, Chris Pratt repite su personaje de la serie con corrección, aunque ya sabemos que no es precisamente Laurence Olivier. De Bryce Dallas Howard sí que sabíamos que era la mejor de la clase, y que en la saga no tiene demasiada posibilidad de lucirse, pero resuelve su papel con su habitual talento, sin despeinarse (metafóricamente, porque físicamente sí que lo hace, entre otros desaliños...). Del resto nos quedamos con curiosidades como la actriz DeWanda Wise, que hace lo más parecido a un Han Solo de la saga Star Wars, una piloto mercenaria con un avión en forma de cascajo que, milagrosamente, es capaz de volar. Claro que ahora, fiel a los tiempos, es mujer y negra. Los veteranos Dern, Goldblum y Neill pasan por allí sin creerse demasiado que hayan recuperado sus personajes para ponerlos otra vez a correr delante de dinosaurios, con lo malo que es el reuma para eso...

Lástima de final de la saga, que no ha recuperado el pulso de los mejores segmentos, demasiado atento a dar otra vez lo mismo que ha funcionado otras veces, sin darse cuenta de que repetir lo ya conocido no es precisamente la mejor de las fórmulas para volver a captar la atención de un público que tiene ya el colmillo retorcido en lo tocante a cine espectacular.

(16-06-2022)


Jurassic World: Dominion - by , Jun 16, 2022
1 / 5 stars
Vertiginosa acción, hueca palabrería