Película: State and Main Cine dentro del cine en este nueva muestra del talento de David Mamet, dramaturgo, guionista y brillante director (recuérdense, entre sus obras más estimulantes, títulos como Las cosas cambian o su debut como realizador, Casa de juegos, aunque también su más débil, a fuerza de artificiosa, La trama). Ahora se adentra en un género en el que hasta ahora no se había prodigado en cine, la comedia, y sale airoso del tema. Como siempre también, su cine, sea cual sea el género que afronta, está teñido de sus preocupaciones filosóficas y éticas. En esta State and Main (título algo chocante que se refiere a la confluencia entre dos calles donde sucede el hecho fundamental del filme) los dos temas mayores son la pureza y la deshonestidad; en ambos casos, por supuesto, no relacionado con la entrepierna sino con las mientes.

Pureza, rectitud, saber (y poder) aprovechar esa segunda oportunidad que la vida raras veces concede, es el asunto fundamental de la película, obrar conforme a algo etéreo pero que todos conocemos perfectamente aunque seamos incapaces de describirlo: la conciencia, esa vieja zorra sin la que no somos más que un monigote, una piltrafa. Como lo es por su deshonestidad el político felón que se vende por un puñado de papeles verdes, vislumbrando un futuro en la cima del Estado y en la sima de la cloaca, simultáneamente. Entre medio, una feroz sátira sobre el mundo del cine, con sus estrellas endiosadas, sus menoreros sin remedio, sus puritanas o casquivanas según afloje el bolsillo el productor, y toda una fauna no por más conocida por los iniciados menos atractiva.

El filme fluye con gracia y mordacidad, repartiendo estopa a diestro y siniestro (el alcalde mentecato, totalmente dominado por la marimandona de su mujer; el productor, un filibustero que arrolla con su labia de picapleitos fogueado en mil juicios; el director, atribulado por ese terremoto de fuerza 7 en la escala de Richter conocido popularmente como rodaje), conformando una obra tal vez menor dentro de la filmografía de Mamet (nos seguimos quedando con la serenidad, la perspicacia, la extraordinaria sutileza de su magistral Las cosas cambian), pero desde luego con muchos puntos de interés y plenamente recomendable, respaldado por un reparto excelente, como es ya proverbial en el cine de su autor.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

State and Main - by , Apr 05, 2001
3 / 5 stars
Pureza y deshonestidad