Pelicula:

Rodrigo Sorogoyen se ha constituido en los últimos tiempos en uno de los más firmes valores del audiovisual español. Películas como Que Dios nos perdone (2016), El Reino (2018), Madre (2019), y series como Antidisturbios (2020), lo han convertido en un cineasta cuyas obras se esperan como acontecimientos. As bestas no dejará tampoco indiferente.

Nuestro tiempo, en una zona rural de la Galicia profunda. Conocemos a Antoine y Olga, matrimonio francés afincado en la comarca, pero también a los hermanos Xan y Loren, lugareños, unos tipos hoscos que mantienen una guerra nada soterrada con los galos. El motivo del conflicto entre estos dos grupos es la oferta que una empresa de molinos de viento de energía renovable les ha hecho a ellos, y a otros propietarios de la zona, para que les vendan las tierras y de esta forma establecer sobre las mismas un parque eólico. Xan, Loren y la mayor parte de los otros quieren vender, pero Antoine y Olga, que han encontrado allí su pequeña utopía (una granja plantada de tomates y otras verduras ecológicas, una serie de casas abandonadas que están arreglando poco a poco para atraer a otros soñadores como ellos), se niegan en redondo, por lo que la venta, que ha de ser de todas las tierras, se torna inviable...

El cine de Sorogoyen (y de su inseparable compañera profesional, Isabel Peña, habitual coautora de los guiones) se caracteriza, sobre todo, por dos cuestiones mayormente formales, pero que inciden, y de qué manera, en el fondo: la primera sería la narración a través de escenas en las que la tensión va creciendo poco a poco, a fuego lento, cociéndose casi imperceptiblemente hasta alcanzar un nivel verdaderamente explosivo; la segunda sería la tendencia a rodar muy frecuentemente en planos-secuencia, en los que Sorogoyen es un auténtico virtuoso (en El Reino y Antidisturbios había varios que, literalmente, dejaban sin aliento), que también contribuye, por supuesto, a esa cocción a fuego lento que, nos parece, es una de las constantes en la obra del cineasta madrileño.

Por supuesto, sus obras no son banales vehículos de intriga, no se trata de apretar la tensión sin más, solo por el hecho de crear en el espectador el desasosiego que, sin duda, consigue. Sus películas tienen siempre un trasfondo moral: aquí, en As bestas, será el mantenimiento a machamartillo por parte de los vecinos franceses de la existencia que quieren tener, la forma en la que quieren construir su propia vida. Por supuesto, hay también mucho de ese sordo rencor que suele crecer entre vecinos por temas a veces nimios, otros de más calado, que se enquistan hasta hacerse imposibles de eliminar. Y también por supuesto, habla de ese tipo de gente bárbara, de esas “bestas” a las que se refiere el título en gallego, esa gente infecta, asocial, sociópata, con la que, si uno se cruza, se puede echar a temblar, gente que no se para en barras para conseguir sus objetivos, por las buenas o por las malas, gente tóxica que envenena cualquier comunidad.

Gran trabajo actoral: Sorogoyen es un excelente director de actores y actrices, y aquí saca lo mejor de los franceses Denise Ménochet y Marina Foïs. Pero el que está, como siempre, impresionante, es Luis Zahera, regalándonos otro de esos tremendos personajes cabrones que sólo él sabe componer, en un papel que huele, de nuevo, a Goya.


(19-11-2022)


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

137'

Año de producción

Trailer

As bestas - by , Nov 19, 2022
3 / 5 stars
A fuego lento