Película: Silverado

Lawrence Kasdan fue uno de los cineastas que más prometía en los años ochenta: descubierto para el cine como autor de los guiones de dos de los grandes hits de principios de esa década, El imperio contraataca (1980) y En busca del arca perdida (1981), gran amigo de Spielberg y de George Lucas, pronto, con ayuda de estos, pudo dar el salto a la dirección con Fuego en el cuerpo (1981), una muy (literalmente) caliente actualización del cine negro norteamericano, irregular y con errores de principiante, pero sin duda una película estimulante que abrió nuevos y osados caminos al “film noir”. Su segunda película como director, Reencuentro (1983), fue una historia de reunión de antiguos compañeros, que tiene cierta tradición en el cine, aunque sería inferior a su debut.

El tercer film de Kasdan como director sería este Silverado, de nuevo una actualización, en este caso del género del western, por aquel entonces un cine prácticamente difunto, considerándose como última película dentro de los cánones la crepuscular El último pistolero (1976), de Don Siegel, a su vez, muy significativamente, la última cinta que interpretaría John Wayne, ya entonces gravemente enfermo. Pero Kasdan supo actualizar las temáticas y las estéticas del cine del Far West, sin por ello hacer una revolución en el género. De hecho, el director y guionista bebió en los mejores clásicos del western para hacer una entonada y brillante actualización, una nostálgica pero vibrante evocación del género de géneros, consiguiendo con ello un apreciable éxito crítico, aunque en menor medida de público.

Lejano Oeste, en la segunda mitad del siglo XIX: dos errabundos constituyen una pequeña banda junto con el hermano de uno de ellos y un hombre de raza negra. Todos ellos habrán de enfrentarse con un peligroso "gang" de corrompidos comisarios.

Espléndido reparto: Kevin Costner hacía con este su primer film reconocido internacionalmente, convirtiéndose pronto en una estrella mundial. Pero también estaban intérpretes tan solventes como Kevin Kline, igual de bueno en drama que en comedia, y Rosanna Arquette, en aquellos tiempos muy popular, además de sobrios secundarios como Scott Glenn, Brian Dennehy y Danny Glover, y oscarizados actores y actrices como Linda Hunt y John Cleese. En un papel de reparto aparece el rostro todavía poco popular de Jeff Goldblum, que alcanzaría la fama poco después con su protagonista del brillante remake de La mosca (1986), de David Cronenberg.

Kasdan, sin embargo, pareció perder los papeles el favor del público tras hacer esta película, y después de varios fiascos comerciales (aunque algunos eran films valiosos, como Grand Canyon, Wyatt Earp o Mumford), prácticamente desapareció del mapa de los directores, para reaparecer en la década de los años diez del siglo XXI como coautor de guiones de algunos “reboots” de la saga Star Wars.


Silverado - by , Jul 04, 2018
3 / 5 stars
Vibrante evocación del género de géneros