Película: Lista de espera

El éxito de Fresa y chocolate y Guantanamera, donde el cine cubano volvió a respirar como en sus mejores momentos (en el segundo caso con producción mayoritariamente española), llevó al primer plano del prestigio cinéfilo a Juan Carlos Tabío, codirector de ambas junto con Tomás Gutiérrez Alea, el viejo y entrañable "Titón", muerto poco después. Por eso era inevitable que Tabío retomara la antorcha y siguiera haciendo ese mismo tipo de cine, incrustado en la (dura) realidad cubana actual, con temas de plena actualidad; si antes fue sucesivamente la falta de libertad sexual y la burocracia esperpéntica, en esta Lista de espera el tema fundamental es la necesidad de la solidaridad y de la búsqueda de caminos alternativos al callejón sin salida al que el bloqueo yanqui, por un lado, y el enrocamiento de Fidel, por otro, han llevado a la población de aquella hermosa isla.


Pero pronto nos damos cuenta de que las otras películas debían mucho a "Titón" y menos a Tabío; donde antes había humor socarrón, con sorna a espuertas y sonrisas (casi siempre esbozadas con un rictus amargo) francas y espontáneas en el espectador, aquí se fuerzan las situaciones, con líneas argumentales tan lamentables como la historia romántica entre los dos jóvenes y con diálogos no precisamente brillantes, en una demasiado evidente parábola sobre el tenebroso momento del pueblo cubano.


No sería justo, sin embargo, despachar sin más este filme, que tiene buena factura, se deja ver sin que cause vergüenza, tiene el valor de hablar de cosas que pasan en la isla, propinando algún zurriagazo a la administración castrista, y con algunos personajes que casi siempre convencen, como el falso ciego que compone Perugorría, un pícaro que entronca directamente con nuestros Lázaro de Tormes o Rinconete y Cortadillo. En su conjunto, Lista de espera resulta una película apreciable, más que nada porque indaga en la salida, quizá utópica, de una situación lacerante a fuer de injusta.


 


Lista de espera - by , May 30, 2018
2 / 5 stars
Parábola evidente